¿Rivalidad o respeto entre Diomedes Díaz y Rafael Orozco?

Diomedes Díaz fue un gran representante del folclor vallenato, sin duda alguna el número uno del género musical, a pesar que este ya estaba siendo recorrido por artistas mayores que él, cómo es el caso de Poncho Zuleta y Jorge Oñate.rafaelorozco_diomedesdiaz

En medio de sus ocurrencias y bromas, siempre decía que era el mejor cantante que tenía el vallenato, siendo poco modesto con esto y es que él sabía perfectamente el talento que tenía, por eso lo pregonaba en medio de anécdotas en tarima y las letras de algunas canciones.

Resultado de imagen para diomedes y rafael orozco

Pero existía un personaje que por su talento, dedicación y entrega a la música, en ocasiones ponía a dudar esa seguridad que el cacique siempre demostraba al expresar lo que le aportaba al vallenato, cuando se hablaba de que Diomedes Díaz y Rafael Orozco compartirían escenarios, el cacique dudaba sobre su potencial, sobre su talento, inclusive, llegaba a dudar de ser el número uno, así lo ha afirmado en distintas ocasiones quien fue su manager durante muchos años, Joaco Guillen, y también cuenta que a Diomedes se le quitaban las ganas de comer, se sentaba solo en el sofá de su casa, tratando como de aislarse, y en medio de las presentaciones se escondía para no toparse con su “rival”.

Resultado de imagen para diomedes y rafael orozco

Inclusive, muchas veces hizo comentarios como “yo no soy cantante de chaqueticas, haciendo (referencia a Rafael Orozco) yo soy un cantante de voz”, pero lo hacía para auto animarse y tratar de despejar ese sentimiento que lo invadía cada que sabía que se presentaría en el mismo sitio que Orozco.

Resultado de imagen para diomedes y rafael orozco

Pero como toda situación en la vida, esta anécdota tiene otra cara, otra versión que dio a conocer Rosendo Romero, quien fue compañero musical de Rafa por muchos años en los que se dio cuenta que a la voz líder del Binomio de Oro (Rafel Orozco) cada vez que sabía que le tocaba tocar en la misma tarima que Diomedes Díaz, no comía, no dormía, se ponía de mal genio, y pasaba todo el tiempo en un estado de preocupación que no le permitía ni siquiera entablar una conversación, y siempre pedía que lo dejaron solo, que le avisaran cuando se fueran a la presentación y listo.

Entonces, si Diomedes Díaz hubiese sabido que Rafael Orozco sentía algo similar a lo que el cada vez que tenía conocimiento de que estarían en un mismo escenario, ¿qué hubiese pasado?, es un interrogante que es complicado descifrar por la ausencia terrenal de ambos artistas, pero a la que Rosendo expresa “Si Diomedes hubiese sabido como se ponía Rafa, se hubiese ahorrado tanto mal rato”.

PUBLICIDAD

Loading...